Ser niño, ser niña hoy: que canten los niños y alcen su voz…

Las palabras que dirigimos a los niños son como semillas que crecerán  en su interior cuando sean adultos. esas palabras se convertirán en parte  importante de su identidad y su mundo emocional.
Psicólogo Rodrigo Nieto

Cuando miro hacia mi interior, es recordar mi infancia del ayer no tan lejana, siempre presente en mi vida cotidiana a través de mi función del quehacer de psicóloga. Jugar y estar con niños de todas las edades me llevó a comprender que una de las principales necesidades afectivas de los niños es sentirse acompañados y conectados con adultos capaces de escuchar de manera atenta y activa.

Saber escuchar es todo un arte, en mi experiencia es demostrar una alta sensibilidad y capacidad de empatía, de comprensión y la existencia de un espacio de comunicación. Cuando escuchamos prestamos atención a lo que se oye, atiende y comprende. Quien escucha pone en ejercicio el sentido del oído y aplica el intelecto para comprender lo que se está escuchando.

Recuerdo a un niño que me decía que en la realidad de su día a día “se oye mucho, se escucha menos y se atiende poco.” Saber escuchar exige la voluntad y la intención a recibir el mensaje. Con los avances de la psicología y neurociencias sabemos que la comunicación es la primera y la más importante aptitud mental.

Cuando leo en la historia de la infancia o en los libros de literatura de Oliver Twist y Charles Dickens de David Copperfield pienso en lo complejo que es ser niño tanto en épocas antiguas como en la actual post modernidad. El hecho de asociar la infancia a estados más cercanos a la naturaleza, a la indefensión, a la incompletud, a esa “pizarra blanca o tabula rasa”, es pensar en la necesidad que nos transmiten de cuidado, protección, de acompañar su curiosidad hacia el mundo del conocimiento, de transformar su naturaleza emocional en un mundo interno más consciente de sus emociones.

En el diccionario de la real Academia, la palabra infancia deriva del vocablo latino francés latín infans el que no habla, es decir, el bebé. Con el tiempo su concepto y constructo social fue cambiando se le dio a la infancia un lugar en la sociedad, se dio fuerza a la VOZ de los niños.

Una canción que la tengo siempre presente en mi vida personal, en mi función de ser tía de dos maravillosos y juguetones niños y en mi quehacer como psicóloga, es la de José Luis Perales y la voy a citar por aquí para compartir con ustedes lectores:

Que canten los niños, que alcen la voz, que hagan al mundo escuchar;

En Azulado en nuestra visión y misión defendemos que los niños y las niñas merecen tener la palabra, frente a temas como el medio ambiente, la biodiversidad, a vivir una vida que garantice buenos tratos y que crezcan en ambientes seguros.

Es una realidad indiscutible que cada niño, niña nace, crece y se desarrolla en ámbitos geográficos, sociales, culturales y familiares disímiles, donde aprende una lengua, formas y hábitos de vida propios de su cultura, costumbres y donde se constituye como sujeto.

Los niños requieren de un adulto cuidador (madre, padre, cuidador primario) que los enseñen a alzar su voz que puedan obrar con reflexión y asertividad en lo que respecta a cada una de sus actividades. Acompañándolos en su desarrollo es jugar junto a ellos, ser capaces de explorar y experimentar lo que para ellos a futuro implicará el desarrollo de sus habilidades psicosociales y físicas, intelectuales y emocionales.

Ser niño es experimentar el mundo con ojos de asombro, sumergirse en un constante viaje de aprendizaje y crecimiento, estar rodeado de amor y cuidado, a la vez de aprender a afrontar los desafíos y oportunidades de su vida cotidiana.

«Escuchar a los niños es una propuesta interesante y les voy a ampliar con una pregunta que falta: ¿después de escucharlos, qué? ¿Los protegemos? ¿Compartimos? ¿Apoyamos?

Escrito por Andrea El Maalouf Zaitoun
Psicóloga Educativa y Clínica infanto juvenil
Azulado

Celebrando la Amistad en Azulado

Celebrando la Amistad en Azulado

Las amigas y amigos con quienes me he cruzado en la vida y que, aunque no llegan a ser un millar, son los maestros que he necesitado para transitar en ella. Mi primera gran amiga fue mi hermana, con quien compartimos el hogar, los valores y los sueños y, a pesar de...

Ingeniudad parental ante los riesgos del internet

Ingeniudad parental ante los riesgos del internet

El internet se ha hecho parte de la vida cotidiana de las personas. Lo usamos para comunicarnos, aprender cosas nuevas, entretenernos, divertirnos, resolver pequeños problemas, etc. Sin embargo, al ser un lugar masivo y al generar una falsa sensación de anonimato,...

Los propósitos de año nuevo

Los propósitos de año nuevo

Se termina un año y el nuevo aparece como el cuaderno que nos ilusiona comenzar. En las redes sociales hay miles de recomendaciones de cómo aprovechar esta oportunidad, desde aprender algo nuevo, arreglar la casa, iniciar un plan de alimentación saludable, hasta...

FUNDACIÓN AZULADO HA IMPACTADO DESDE EL 2010 EN:

Niños y niñas

Escuelas

Padres y madres

Profesionales y Psicólogos capacitados en Mi Escudo

Pacientes atendidos

Translate »
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?