Día de la Mujer: La Inspiradora historia de Ana

Ana es una mujer de 29 años, con dos hijos: Samuel de 12 y Andrea de 5 años. Los tres viven en un suburbio a las afueras de la capital en una situación de extrema pobreza. Ana no tiene pareja, no tiene familia cercana, es hija única, su madre fue hija única también, su padre nunca apareció en su vida. Samuel y Andrea, padecen de TEA (trastorno del espectro autista), en un alto nivel de complejidad. Desde que los diagnosticaron, no han podido acceder a ningún centro especializado en niños neurodivergentes para atenderlos.

Ana terminó sus estudios de bachillerato con mucho esfuerzo y sacrificio. Fue una excelente estudiante y producto de esto, es una amante de la lectura. En su casa tiene una pequeña biblioteca donde se encuentran novelas, enciclopedias, diccionarios, revistas, todos provenientes de los basureros donde en ocasiones busca objetos para vender. Los libros se los queda para ella. Son un tesoro que le llena la mente de alivio, le ayuda a inspirarse en historias de amor, de justicia, de respeto….

Esta pequeña familia se apoyaba con la abuela materna, quien falleció hace 8 meses. La abuela se encargaba del cuidado de los niños, mientras Ana salía a trabajar vendiendo bebidas calientes y empanadas en la estación central de autobuses. Desde que su madre falleció, Ana debe quedarse en su precaria casa al cuidado de sus dos hijos, bajo el amparo de sus vecinas que la ayudan con algo de comida o medicinas para sus hijitos. Mujeres solidarias en su comunidad se han organizado para que Ana y sus hijos reciban al menos una porción de comida al día. Hay una especie de sororidad en esa comunidad donde las mujeres se apoyan y se protegen, se sostienen, se respetan y se admiran.

La historia de Ana y su familia se viralizó hace un par de meses gracias al apoyo de una mujer maravillosa, sensible, muy humana quien aprovechó su gran número de seguidores en sus redes sociales para llamar a la solidaridad y a la acción, logrando que Ana reciba un computador para poder trabajar en un Call Center que le permita recibir los ingresos necesarios y no apartarse del cuidado de sus hijos. Así mismo, se logró que un emprendimiento local de productos orgánicos le done a Ana una cesta semanal para la alimentación de sus hijos. Un grupo de madres de niños con TEA le regaló unas pulseras con un dispositivo GPS para que en caso que sus hijos se pierdan, ella pueda localizarlos. Por último, Ana ha recibido talleres en línea para desarrollar habilidades de independencia y autonomía en sus hijos y lograr que adquieran destrezas y recursos para mejorar su comunicación y socialización. Coincidencialmente, todos estos aportes generosos provienen de mujeres valientes, fuertes, conscientes de la vulnerabilidad en la que esta familia se encuentra. Son aportes de mujeres comprometidas con crear una sociedad más justa y equitativa, de mujeres guerreras y luchadoras.

Esta historia es un motor para inspirar a la sociedad a observar con ojos más empáticos, compasivos y bondadosos todas aquellas injusticias, malos tratos, irrespetos que las mujeres desde niñas sufren. En este Día Internacional de la Mujer, es preciso aferrarnos a nuestros ideales y luchar por verdaderos cambios en la educación y en las políticas públicas que robustezcan los derechos de niñas y adolescentes.

«El tiempo se acaba. La igualdad de género sigue siendo el mayor reto en materia de derechos humanos. Invertir en políticas para avanzar la igualdad de género es un imperativo desde la perspectiva de derechos humanos y la piedra angular para crear sociedades inclusivas. Los avances para las mujeres benefician a todas las personas en todo el mundo.»

ONU MUJERES

 

Si se logran verdaderos cambios en la educación y se da prioridad a la atención de niños, niñas y adolescentes, podríamos tener una sociedad más equitativa. Debe existir una combinación perfecta entre la educación académica y la educación en empoderamiento, emprendimiento, resolución de conflictos, seguridad emocional y autoestima. Busquemos nuevas oportunidades para las niñas y adolescentes que son seres llenos de vida, talento y poder. Enseñemos a nuestras jóvenes a perseguir sueños, a convencerse de que lo que se propongan lo pueden lograr. Como frase inspiradora para regalar a nuestras hijas, nietas, alumnas, amigas:

«A las niñas rebeldes del mundo: crucen los límites, exijan libertad, dejen huella y cuando duden, recuerden: el futuro es suyo.”
(Elena Favilli, 2020)

Autora:
Soledad Andrade
Psicóloga y consultora Fundación Azulado

Ser niño, ser niña hoy: que canten los niños y alcen su voz…

Ser niño, ser niña hoy: que canten los niños y alcen su voz…

Las palabras que dirigimos a los niños son como semillas que crecerán  en su interior cuando sean adultos. esas palabras se convertirán en parte  importante de su identidad y su mundo emocional.Psicólogo Rodrigo Nieto Cuando miro hacia mi interior, es recordar mi...

¿Y si celebramos a la Familia?

¿Y si celebramos a la Familia?

Por: María José Sevilla Alrededor del tema “familia”, han emergido celebraciones para cada miembro de este grupo humano. Hoy por hoy, tenemos días festivos en honor al padre, la madre, los abuelos, el niño, etc. Como si nuestra sociedad estuviera siempre en búsqueda...

A MI TAMBIÉN ME PEGARON…

A MI TAMBIÉN ME PEGARON…

Recuerdo mi último año como estudiante de psicología. Me encontraba realizando mis prácticas profesionales en la Clínica Infantil Santa Ana. En esta unidad hospitalaria asistían niños con diversos problemas de salud, la mayoría de ellos relacionados con desnutrición,...

FUNDACIÓN AZULADO HA IMPACTADO DESDE EL 2010 EN:

Niños y niñas

Escuelas

Padres y madres

Profesionales y Psicólogos capacitados en Mi Escudo

Pacientes atendidos

Translate »
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?